Prioridades: El Gobierno se reunió para resolver la falta de figuritas del Mundial

La reunión fue encabezada por Matías Tombolini, quien exigió al gremio de kiosqueros y a la empresa Panini una solución que transparente la cadena de comercialización.

Buenos aires.- Pese a que el país tiene varios temas pendientes en la agenda, representantes del Gobierno decidieron reunirse con los kiosqueros y directivos de la empresa Panini para resolver el faltante de figuritas del Mundial.

El intermediario de la reunión de casi dos horas fue el secretario de Comercio Interior, Matías Tombolini, quien «puso a disposición los equipos legales y técnicos de la Secretaría para colaborar en la búsqueda de posibles soluciones».

El encuentro generó muchas críticas y comentarios irónicos en las redes sociales.  Los demás funcionarios nacionales que participaron de este inusual reunión fueron la subsecretaria de políticas para el Mercado Interno, Anastasia Daicich; la subsecretaria de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores, Lucila Bueti; el titular de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, Rodrigo Luchinsky.

Comercio instó a las partes a encontrar “una solución que transparente la cadena de comercialización”, al tiempo que desde la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (Ukra) adelantaron que presentarán una propuesta a la empresa, que será analizada.

Repercusiones

«La inflación corre a 3 dígitos anual y la preocupación del Gobierno son las figuritas del mundial. Pero el odio, la violencia y coso”, tuiteó el diputados de Cambiemos Waldo Wolff.

Mientras que Eduardo Macchiavelli, secretario de Asuntos Estratégicos de CABA, expresó: «En un momento en que necesitamos bajar la inflación, solucionar la falta de insumos, las trabas a la industria o problemas como la escasez de gasoil, el gobierno decide hacer una cumbre por la falta de figuritas. Lo que falta es coherencia».

El ex embajador Diego Guelar, ironizó: «Lo importante es decidir los temas prioritarios que definen la inflación y la economía popular…». El politólogo Lucas Romero se preguntó si habría que preocuparse más por «la falta de sensibilidad o de la falta de inteligencia».