Michetti pidió su sobreseimiento y explicó en la Justicia el origen del dinero

La vicepresidente presentó un escrito de 30 páginas en la causa que investiga el juez Ariel Lijo. Ofreció el testimonio de funcionarios y justificó las donaciones a su fundación.

Buenos Aires.- Gabriela Michetti pidió su sobreseimiento ante el juez Ariel Lijo, que investiga el origen del dinero sustraído en su casa de San Cristóbal -en noviembre del año pasado. A través de un escrito de 30 páginas presentó sus declaraciones juradas y las de su pareja, Juan Tonelli, y documentos vinculados a la fundación que preside, y ofreció más de una docena de testimonios para justificar las donaciones a SUMA.

La vicepresidente, detalló en el documento de dónde provenían los 200.000 pesos y 50.000 dólares -más «algunos artículos de bijouterie»- que les desaparecieron de la habitación de su casa en la noche del 22 noviembre, mientras festejaba el triunfo de Mauricio Macri y su coronación como compañera de fórmula.

Además, defendió el trabajo de SUMA, la fundación que preside, enumeró una serie de obras y aseguró que la ONG fue inscripta debidamente en la AFIP y presentó los balances en la Inspección General de Justicia (IGJ). Explicó que los 50.000 dólares habían sido prestados por su pareja -«en un sobre»-para estudios de su hijo en el exterior, y que habían sido declarados tanto en sus DDJJ como en las de Tonelli.

En relación a la plata, Michetti detalló que, en verdad, la suma recaudada para la fundación que desapareció del cajón de su mesa de luz era de 189.500 pesos, y que eran donaciones de su entorno y de algunos funcionarios para solventar los gastos de la cena anual de SUMA, que se realizó el 30 de noviembre del año pasado en la Rural.

 

Fuente: Infobae.