EE. UU. no reconoce a la CIJ y fracasa demanda

WASHINGTON.- Estados Unidos desconoció ayer la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia para tratar la situación de la deuda de Argentina, y de esta forma dio por tierra con la estrategia que había comenzado a urdir el gobierno de Cristina Fernández. Una portavoz del Departamento de Estado que solicitó no ser identificada porque las […]

WASHINGTON.- Estados Unidos desconoció ayer la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia para tratar la situación de la deuda de Argentina, y de esta forma dio por tierra con la estrategia que había comenzado a urdir el gobierno de Cristina Fernández.

Una portavoz del Departamento de Estado que solicitó no ser identificada porque las políticas de su despacho le impiden hablar con periodistas, exhortó además a nuestro país a negociar con sus acreedores para resolver litigios pendientes en un tribunal federal en Nueva York.

«No consideramos a la CIJ (Corte Internacional de Justicia) como el foro adecuado para atender la situación de la deuda de Argentina, y seguimos exhortando a Argentina a que negocie con sus acreedores para resolver los asuntos pendientes con los tenedores de bonos», dijo la vocera.

El pronunciamiento estadounidense ocurrió un día después que Argentina demandara a Estados Unidos ante la CIJ por violar su soberanía, en el marco de un conflicto con acreedores que le reclaman pagos por 1.500 millones de dólares. El juez de Nueva York, Thomas Griesa pidió ayer al gobierno argentino que deje de lanzar «argumentos engañosos» y cumpla con la sentencia que obligar a pagar a los holdouts y que tuvo como consecuencia que el país entrara en default más de una semana atrás

La Argentina había adelantado que, en caso de que Estados Unidos no aceptara la competencia de La Haya, deberá «indicar un medio de solución pacífica alternativo para resolver la presente controversia».

La Jefatura de Gabinete indicó en un comunicado que la «demanda» contra Estados Unidos es «por la violación de su obligación internacional de respetar la soberanía de la República Argentina, en particular sus inmunidades soberanas», «su obligación internacional de no aplicar o estimular medidas de carácter económico y político para forzar la voluntad soberana de otro Estado».

(AP/DyN)