YPF «hace caja» para enfrentar la tormenta

NEUQUEN (AN).- Mientras el país se encuentra en una suerte de limbo financiero por el affaire de los fondos buitre, YPF puede dormir tranquila, al menos por ahora. Según la presentación de sus balances del segundo trimestre, la compañía que conduce Miguel Galuccio cuenta con una caja de 11.430 millones de pesos, un monto más […]

NEUQUEN (AN).- Mientras el país se encuentra en una suerte de limbo financiero por el affaire de los fondos buitre, YPF puede dormir tranquila, al menos por ahora. Según la presentación de sus balances del segundo trimestre, la compañía que conduce Miguel Galuccio cuenta con una caja de 11.430 millones de pesos, un monto más que suficiente para atender sus necesidades económicas en el corto plazo. Implica una suba del 250% en comparación al mismo período de 2013.

Pese al gran volumen de dinero que destina a los pozos, sobre todo en la formación Vaca Muerta, la empresa de bandera consiguió «hacer caja» a través de la emisión de deuda y de una mayor facturación. Esta última se explica por una importante suba en la producción pero sobre todo a la mejora de los precios del gas y el petróleo y la devaluación, que empujaron la facturación.

Más allá de los análisis financieros, la performance de la compañía es por lejos la mejor del país desde que el Estado tomó el 51% de las acciones. La producción de gas aumentó un 35% en el primer semestre en comparación con el mismo período de 2013. La de crudo hizo lo propio un 6%. En ambos casos se incluye la producción de Yacimientos del Sur, la ex Apache, absorbida por YPF. También de Puesto Hernández, el yacimiento que le compró a Petrobras.

La estrategia de financiamiento de Galuccio fue por dos caminos. Por un lado, salió a buscar socios estratégicos para afrontar los proyectos. Por el otro, colocó deuda tanto en pesos como en dólares. En el último caso, consiguió una tasa promedio del 6,76%, un número que parece extemporáneo para el país, donde el crédito es caro. Claro que esas condiciones podrían cambiar por el limbo financiero que generó la imposibilidad de pago a los bonistas que entraron en el canje.

En cuanto las utilidades netas, YPF consiguió en el primer semestre una ganancia de 4.407 millones de pesos, un 87,5% más que en los seis meses iniciales de 2013. El Ebitda (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones por sus siglas en inglés) fue para el período de 18.824 millones de pesos, casi un 70% más que el año pasado. Este último número suele ser clave para los inversores, sobre todo los estadounidenses.

«Estamos orgullosos de lo que hemos logrado. Los resultados están a la vista: por quinto trimestre consecutivo aumentamos la producción», celebró Galuccio según un comunicado de la empresa.

«Con trabajo, profesionalismo e inversión estamos cumpliendo uno de los mayores desafíos que tiene nuestra industria: el crecimiento sostenido de la producción, un hecho que beneficia no sólo a la empresa, sino también y principalmente, al país.», agregó el CEO de YPF.