Por denunciar a narcos, matan a su hijo y después a ella

El año pasado una mujer rosarina denunció a bandas de narcotráfico, pero a los días su hijo apareció acribillado y ayer le tocó a ella.

Rosario.- Ayer a la mañana Norma Bustos, de 53 años, fue ejecutada por denunciar la presencia de bandas de traficantes de droga. La venganza de los narcos contra esta mujer había comenzado el año pasado, cuando su hijo Lucas Fabián Espina, de 25 años, fue acribillado a metros de su casa. Rosario, en 2014, suma más de 220 asesinatos.

Nadie está seguro en la ciudad copada por bandas de narcos que, no sólo se matan entre ellos por el control del millonario negocio de las drogas, si no que cualquier vecino es una potencial víctima.
Por el momento, la versión que más peso tiene para los investigadores indica que a las 10.30 de ayer dos hombres llegaron en moto hasta la ventana enrejada del kiosco, ubicado en el domicilio de la víctima mortal en Pavón 465, en el barrio La Tablada, en el sur de Rosario. Allí, los sicarios tocaron el timbre y, cuando la mujer fue a atender, le dispararon tres balazos calibre 38. Norma quiso alejarse, dio dos pasos atrás y cayó muerta.

Los vecinos precisaron que escucharon tres disparos, pero no brindaron mayores detalles. Otra versión que circuló entre ellos fue que durante la madrugada la víctima recibió una amenaza telefónica en la que le advertían que la iban a matar.

En tanto, el fiscal Ademar Bianchini, de la Unidad Especializada en Homicidios, se mostró cauto a la hora de evaluar el crimen. «Terminamos de procesar la escena. No descarto nada y no hay que apresurarse en jugársela por una hipótesis», aclaró en diálogo con la prensa.

(Fuente: La Nación).