Plan Qunita: Bonadio dio marcha atrás y los materiales no serán quemados

Ante la presión de Unicef, la facultad de Medicina de la UBA y la Sociedad Argentina de Pediatría el juez dejó sin efecto su decisión de enviar a destrucción 60 mil kits.

Buenos Aires.- Luego de que Legisladores, médicos del Hospital Garrahan, la Facultad de Medicina de la UBA, la Sociedad Argentina de Pediatría y hasta Unicef, entre otras organizaciones, reclamaran por la drástica medida, el juez Claudio Bonadio informó que la reutilización de los materiales del Plan Qunita que aún son aprovechables están bajo exclusiva jurisdicción del Ministerio de Salud.

En su resolución, el magistrado le dijo al Gobierno «que deberá disponer de tales elementos (…), dándole un destino apropiado acorde a su naturaleza, pudiendo de acuerdo a su mejor criterio coordinar al efecto acciones con el resto de las áreas del Estado que considere pertinentes».

Cientos de pediatras y neonatólogos le enviaron una carta al Papa Francisco, «en representación de los niños de nuestra Patria», para pedirle que interceda ante esa «decisión extemporánea, arbitraria y desproporcionada» que afecta «los derechos de millares de niños y niñas de las familias más humildes».

Bonadio había ordenado la destrucción de los moisés amparado en un informe del INTI y recomendaciones de la Sociedad Argentina de Pediatría que alertaban sobre riesgos por su mal uso pero que no sugieren que dejen de repartirse. Además, entre los destinatarios de los casi 75.000 kits que ya fueron distribuidos hasta el momento no hubo ni una sola denuncia o queja sobre la calidad de los productos.