El Senado frena el establecimiento de la Estación Espacial china en Neuquén

La aprobación del tratado internacional por la instalación del complejo, se encuentra demorado en la Cámara Alta, lo que habría provocado malestar en los asiáticos.

Buenos Aires.- Un grupo de senadores oficialistas y la oposición en pleno, se convirtieron en la piedra en el zapato para las relaciones entre China y la Argentina. Ante una ola de críticas y muestras de preocupación, la Cámara alta tiene frenada la aprobación de un tratado internacional con Pekín para el establecimiento de una estación espacial de avistaje lunar que se desarrolla en un predio de 200 hectáreas en Neuquén.

El dictamen fue aprobado en un rápido trámite el 3 de septiembre pasado por la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado. Pero luego de recibir duras objeciones de oficialistas y opositores, se frenó, con pronóstico reservado: no se aprobaría en lo que resta del año y todo el debate en el recinto quedará postergado hasta marzo del año que viene, según confiaron fuentes calificadas de la Cámara alta. El dictamen ni siquiera ingresó en la Orden del Día del Senado para ser tratado en el recinto y no se hará en lo que resta del año por un simple motivo: hasta fin de diciembre la Cámara alta tiene previsto debatir en las sesiones que quedan el proyecto de ley de telecomunicaciones y la reforma del Código Procesal Penal.

La imposibilidad de aprobar ese acuerdo en el Senado en lo inmediato generó un fuerte malestar de China, a tal punto que el embajador de ese país en Buenos Aires, Yang Wanming, pidió una reunión reservada con un grupo de senadores del Frente para la Victoria, encabezados por el jefe de bloque Miguel Pichetto. Según confirmaron fuentes legislativas, el encuentro se realizará esta semana en el Senado y la intención del diplomático chino es conocer en detalle los motivos de la demora en la aprobación del acuerdo que firmaron los presidentes Cristina Kirchner y Xi Jinping en julio pasado, cuando el mandatario chino visitó la Argentina.

Las quejas de China radican en que hasta ahora ese país cumplió con la Argentina en el giro de unos 800 millones de dólares por medio swaps y avanzó en los detalles técnicos para la construcción de las represas Kirchner y Cepernic. Pero la Casa Rosada aún no cumplió su parte, que tiene que ver, entre otras cosas, con el avance de obras por el ferrocarril Belgrano Cargas y en la aprobación del tratado de la estación espacial.

Fuente: La Nación