El estadio reciclable del Mundial Qatar recibió su último partido y ahora será desmontado

En su lugar se instalará un lago artificial con la forma de una cancha de fútbol para recordar que allí se disputó la Copa del Mundo.

Qatar.- El estadio 974 del Mundial Qatar 2022, conocido como el de los «contenedores», recibió su último partido con el aplastante triunfo de Brasil sobre Corea del Sur por 4 a 1, correspondiente a los octavos de final y próximamente será desmontado.

El escenario que fue inaugurado en 2021 y albergó a ocho compromisos del campeonato más codiciado del planeta, entre ellos el de Argentina contra Polonia de la última fecha del Grupo C, dejará de ser utilizado después de la goleada del combinado sudamericano sobre los Tigres Asiáticos.

Con capacidad para 44.089 espectadores, el recinto será desmontado en los próximos días y sus materiales serán destinados a otros proyectos. Por su moderno y colorido diseño flexible se podrá montar íntegramente en otro lugar con la misma capacidad o para hacer varios estadios más pequeños. La estructura de acero del techo también puede reciclarse y reutilizarse después del desmontaje.

Cuando se haya trasladado todo el material, solo quedará en ese lugar un lago artificial con forma de cancha de fútbol para recordar que allí se disputó la Copa del Mundo.

El estadio fue llamado 974 por el prefijo telefónico de Qatar y porque se utilizaron esa cantidad de contenedores marítimos para su construcción.

Los colores de los contenedores no fueron elegidos al azar y cada uno de ellos tiene su propio significado. Los arquitectos Mark Fenwick y Javier Iribarren han querido dar un toque único y diferente: los azules representan oficinas y tiendas de comestibles; los amarillos es para los baños; los rojos son para los pasillos y pasajes entre las gradas; los verdes son para las áreas de seguridad; los negros están para las salas de oración de las mujeres y los grises fueron ideados para las salas de oración de los hombres.