Condenan a un abogado por defraudar a dos colegas por 79 mil dólares

El defensor oriundo de San Martín de los Andes no podrá ejercer su profesión por el plazo de un año.

San Martín de los Andes.- Un abogado acusado por una defraudación de 79 mil dólares, fue condenado a una pena de un año de prisión de cumplimiento condicional e inhabilitación para ejercer su profesión.

En junio, luego de dos días de juicio, Alejo Fabián Sosa fue declarado responsable penal del delito de defraudación por retención indebida.

Durante la audiencia de determinación de la pena realizada el martes, el fiscal del caso Adrián de Lillo había solicitado una pena de 2 años de cumplimiento en suspenso e inhabilitación de la matricula por el plazo de un año.

El abogado querellante, quien intervino en representación de la víctima, adhirió al pedido de la fiscalía.

Sin embargo el tribunal unipersonal resolvió condenar al acusado a 1 año de  prisión de cumplimiento condicional y la inhabilitación de su profesión por el mismo plazo.

Además, el imputado deberá cumplir una serie de reglas de conducta, entre ellas, no cometer nuevos delitos y someterse al control de población judicializada.

Caso

De acuerdo a la acusación que hizo De Lillo, el abogado matriculado en la zona cordillerana, defraudó a dos colegas por un monto de 79.992 dólares. Esto ocurrió durante el mes de julio de 2006. El acusado junto a dos abogados, suscribieron un acuerdo de honorarios para trabajar en conjunto un caso. Este caso ocurrió en junio de 2005 en la ciudad de Villa La Angostura, y una persona falleció. Entre los tres, asesoraron a la mujer de la víctima que se constituyó como querellante.

Los dos abogados y la abogada acordaron que, si bien los honorarios serían regulados a favor del profesional que resultó imputado por ser de la ciudad, la totalidad de los mismos serían distribuidos en partes iguales entre ellos.

El acusado, entre el 10 y 15 de diciembre de 2018, en la ciudad de San Martín de los Andes, cobró el importe total de 120 mil dólares y retuvo indebidamente la parte correspondiente a sus colegas, a quienes en conjunto les correspondían dos tercios de lo cobrado.