Comunidad Raquithue: Escuchar y aprender para poder entender

En el marco de la segunda Fiesta Provincial de la Trucha del Río Chimehuín en Junín de los Andes, Tu Noticia visitó a una de las tantas agrupaciones mapuches que viven en la zona. El lonco Gustavo Agüero, nos llevó a lo más alto de la montaña para que nuestros lectores deseen visitar el lugar y puedan experimentar la vida en la naturaleza.

Naturalmente entendemos que las comunidades mapuches están sumamente arraigadas a la naturaleza y todo lo que ella sabe, pero hasta cuando no tenes un cara a cara con ese ámbito no se alcanza a comprender. En Junín de los Andes, ese cara a cara ocurrió el pasado domingo 8.

Un poco más de una hora de viaje hay que hacer hasta llegar a la comunidad Raquithue, el camino es dificultoso pero la belleza natural hace que toda complicación sea pasada por alto. Durante el viaje, la charla con Gustavo Agüero de 38 años y lonco de la comunidad, fue rica en conocimientos del lugar y sobre todo en lo que respecta a las formas de vivir.

En principio el lonco habló sobre la relación de la comunidad con Parques Nacionales: “Llegamos al acuerdo de reciclar todos los desechos que los visitantes dejan, a cambio de una colaboración de los visitantes, nosotros -la comunidad- nos encargamos del reciclado de la basura”.

La charla derivo en los conocimientos que Gustavo posee de los recursos naturales y sorpresivamente comentó que “solo llegue al segundo año de la secundaria”. Esto se debe a que los integrantes de la comunidad les es difícil llegar al nivel secundario y universitario. “Para terminar el secundario tenes que irte a vivir a Junín”, admitió. Sin embargo, Gustavo aseguró que “alentamos a los jóvenes y niños para que terminen sus estudios” porque así “pueden darle sus conocimientos al resto de la comunidad”.

Volviendo a la relación con los visitantes y turistas, aclarando que la comunidad Raquithue forma parte del circuito turístico de Junín de los Andes, Gustavo afirmó que “son pocos los que preguntan por el aspecto cultural” ya que la belleza natural termina por llevarse toda la atención. “Con los visitantes hablamos del conocimiento occidental que tenemos sobre la montaña o el bosque y por otro lado del valor que tienen para nosotros todo lo que nos rodea. Son pocos pero hay y preguntan”. Sobre esto, la comunidad comparte los saberes con los guardaparques: “Las charlas con las escuelas tienen los dos ángulos, las del guardaparque y la nuestra”. Y claro que las diferencias se hacen notar entre los representantes de Parques Nacionales y la comunidad pero “el respeto a la biodiversidad es lo que unifica a las instituciones”.

Algo que probablemente puede sonar mal, pero que asimismo es sorpresivo, es que la comunidad está en contacto directo con las nuevas tecnologías y es a partir de allí que Gustavo y su comunidad pueden coordinar visitas y despejar inquietudes de todos aquellos interesados. “Acá no tenemos señal y tampoco Internet, pero cuando bajo a Junín me llegan las llamadas perdidas y ahí empiezo a responder” dice con simpatía el lonco.

Otro aspecto a tener en cuenta es que afortunadamente la comunidad está conectada con el pueblo juninense. “Los camino se han mejorado mucho y tenemos un transporte todos los días que baja hasta Junín”. Asimismo, Gustavo aseguró que las nevadas ya no son tan perjudiciales y no quedan incomunicados. Claro que después de esto, el lonco resaltó los cambios climáticos que hacen que las nevadas no sean tan crudas: “El cambio existe y nosotros lo vemos hace mucho tiempo”.

Y si, la conectividad hace que las visitas sean muchas y con esto siempre hay alguna consecuencia: “Han habido robos y eso es algo que hay que mejorar, el aspecto de la seguridad”.

La comunidad Raquithue está ligada al circuito turístico de Junin de los Andes y claramente es un circuito que merece ser visto y visitado. Difícilmente el lector pueda entender la belleza y la riqueza natural del lugar, son cosas que solo pueden ser vistas para terminar de entender lo que significa para la comunidad y para el planeta también.

Humildemente, solo puedo decirles que no visitar a la comunidad Raquithue es un gravisimo error. Sobre todo si la Cordillera es un lugar que visita asiduamente. Encontrarán hospitalidad en todo momento y conocimientos sobre la naturaleza que contiene la montaña, todo en pocas horas de viaje.

Para este tipo de experiencias no hay mucho para decir, solo hay agradecimientos. A Gustavo por el énfasis y la claridad para explicar la vida en la montaña, a las personas que conforman Parques Nacionales por la buena predisposición, a las hospitalarias personas que alimentaron al grupo de colegas que estuvimos en la recorrida y a Turismo de la provincia de Neuquén por promover actividades que muestran la vida de las comunidades mapuches.

Alejandra Barros