China criticó el nuevo pedido de investigación sobre el origen del Coronavirus

Para el país asiático se trata de "conspiraciones" llevadas adelante por el gobierno de Estados Unidos.

China.- China rechazó la decisión del presidente estadounidense, Joe Biden, de ordenar a los servicios de inteligencia que le informen en los próximos 90 días si el Coronavirus surgió en el gigante asiático, de una fuente animal o de un accidente de un laboratorio.

«El mundo conoce desde hace tiempo la oscura historia de los servicios de inteligencia estadounidenses», dijo Zhao Lijian, portavoz de la Cancillería china en referencia a las acusaciones de Washington sobre armas de destrucción masiva que justificaron su invasión de Irak.

El miércoles, Biden reabrió las heridas entre ambas potencias al ordenar a las agencias de inteligencia que le informen en un plazo de 90 días sobre si el COVID-19 surgió por primera vez en China de una fuente animal o por un accidente de laboratorio.

La teoría de la fuga de un laboratorio, cuyo principal impulsor fue el ex mandatario Donald Trump, resurgió en los últimos días impulsada por Washington.

En contraposición, en Beijing se rechaza la teoría de que el virus pueda haber surgido de un laboratorio de virología en Wuhan y acusa a Estados Unidos de vender «conspiraciones» y politizar la pandemia.

Citando un informe de los servicios de inteligencia estadounidenses, The Wall Street Journal informó el domingo que tres personas del Instituto de Virología de Wuhan fueron hospitalizadas con una enfermedad estacional en noviembre de 2019, un mes antes de que Beijing revelara la existencia de un misterioso brote de neumonía.

La hipótesis del origen natural -respaldada como la más probable por el equipo de expertos de la OMS que visitó China- sostiene que el virus surgió en los murciélagos y luego pasó a los humanos, probablemente a través de una especie intermediaria.

Esta teoría es ampliamente aceptada, a pesar de que con el paso del tiempo los científicos no han encontrado un virus ni en los murciélagos ni en otro animal que coincida con la firma genética del SARS-CoV-2.