Barras de River se enfrentaron dentro del club

A dos días del Superclásico, más de 100 violentos ingresaron a la confitería del estadio Monumental con armas blancas y encapuchados y provocaron enormes destrozos. Hay heridos.

Buenos Aires.- Dos facciones de la barra de River se enfrentaron en la confitería del Monumental en la tarde de hoy. Más de 150 barras de la facción disidente ingresaron al estadio con palos, manoplas y armas blancas, y se enfrentaron con integrantes del sector que, actualmente, conduce a los «Borrachos del Tablón».

En el enfrentamiento fue apuñalado Héctor Guillermo «Caverna» Godoy, el número dos de la barra oficial de River. Durante el tiempo que duró la pelea entre las dos facciones, volaron sillas y hubo destrozos en el bar. Vidrios, mesas y sillas rotas, fue el panorama que quedó en las instalaciones del conjunto «millonario».

La pelea entre ambos grupos tiene un eje central, que es el reparto de las entradas, tanto para el torneo de primera división como en la Copa Sudamericana y como sucedió en la Copa Argentina.

La facción disidente ingresó por el estacionamiento e irrumpió en la confitería donde había varios socios y chicos que pertenecen al colegio que tiene la institución en el estadio. Se enfrentaron en una batalla campal con la barra oficial y luego se fueron.

Además de Godoy, habrían sido heridos el «Uruguayo» Larrain y el «Tachero» Luzzi, ambos pertenecientes a la barra oficial. La intención de los disidentes habría sido ganar el poder de la barra a dos días de Superclásico ante Boca por la Copa Sudamericana. Mostrar fuerzas en un momento donde el club transitaba un día normal.

El Ministerio de Seguridad ya tomó conocimiento de lo sucedido en el Monumental e iniciará una investigación para determinar si se le aplica una sanción al club.

Los barras ingresaron corriendo y encapuchados. Rompieron todo lo que encontraron en su paso, se enfrentaron con integrantes de la barra oficial y se fueron. El hecho duró, aproximadamente, diez minutos. Entraron al club en un día donde no había periodistas, lo que hace suponer que el ataque fue premeditado al detalle.

Un testigo relató que se vivieron momentos de mucha violencia y que el centenar de violentos que ingresaron estaban buscando a un integrante de la otra facción. «Entraron más de 100 personas encapuchadas a los gritos de ‘dónde está, dónde está, lo vamos a matar’. Hasta que encontraron a alguien y le tiraron dos puntazos y le reventaron la cara con una silla», señaló. El señalado sería un barra que maneja las entradas para el superclásico.

En la confitería del club había cerca de 200 personas ya que es un día de mucha actividad. Se practican diferentes deportes y el colegio está abierto, lo que generó que varios chicos estuvieran en las instalaciones. A dos días del Superclásico copero, River quedó envuelto en la interna de su barra.