Reclamarán al Gobierno Nacional por situación frutícola

El ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya, la subsecretaria de Producción, Amalia Sapag, y autoridades de la provincia de Río Negro plantearán las necesidades del sector. Serán recibidos por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el titular de Agricultura, Carlos Casamiquela.

Esta tarde, en las oficinas de la Jefatura de Gabinete de la Nación, autoridades provinciales de Río Negro y Neuquén, junto con la Cámara Argentina de Fruticultores Integradas (CAFI), llevarán los reclamos y necesidades del sector frutícola al gobierno nacional.

En representación del gobierno neuquino asistirán el ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya, y la subsecretaria de Producción, Amalia Sapag; y por la provincia de Río Negro, el gobernador Alberto Weretilneck y el senador Miguel Ángel Pichetto. Todos serán recibidos por el jefe de Gabinete de Nación, Jorge Capitanich, el ministro de Economía Axel Kicillof, y el titular de Agricultura, Carlos Casamiquela.

Durante el encuentro plantearán la situación coyuntural de la actividad frutícola y el panorama económico que atraviesa el sector. Según un informe elaborado por la CAFI, en la temporada 2013/2014 la situación fue delicada debido a que “los costos subieron y los mercados internacionales mostraron un comportamiento inverso y negativo”.

El resultado de este escenario fue que “los costos internos se incrementaron más que los ingresos en los últimos años”. Como también la devaluación de las monedas de los países competidores como Chile (15 por ciento) y Sudáfrica (20 por ciento), que les permitió competir con precios más bajos.

Otra de las problemáticas que padece el sector es que los tres mercados que representan el 72 por ciento de las exportaciones también devaluaron sus monedas. A esto se suma la crisis macroeconómica que actualmente padece Europa, uno de los principales mercados.

Ante esta situación, la CAFI reclamará a las autoridades nacionales la baja del 50 por ciento de las actuales retenciones a las exportaciones de manzana fresca e industrializada; la regularización de los pagos por reembolsos y devolución de IVA a las empresas de la región; créditos para enfrentar la cosecha y comenzar la exportación a tasas por debajo de lo que hoy exige el mercado bancario y un subsidio directo a la producción que se aplique a todo kilo levantado en cosecha, entre otras medidas.

Finalmente el documento señala que la actividad busca garantizar el levantamiento de la cosecha, a través de asistencia crediticia en plazos y condiciones acordes a la situación económica y financiera que atraviesa el sector. También reclaman mejorar la ecuación económica a través de la matriz de costos/ingresos que mejoren su competitividad y que la fruta puede ser comercializada con margen de rentabilidad.