«Por favor, nada de puertas blindadas en la Iglesia, nada, todo abierto»

Pidió el Papa Francisco, durante la audiencia general del miércoles en la plaza de San Pedro, como respuesta a las amenazas del Estado Islámico, grupo terrorista que prometió "conquistar roma", "romper las cruces" e izar su bandera en el Vaticano.

Vaticano.- Tras los recientes atentados por parte del Estado Islámico, el Papa Francisco instó a la Iglesia a tener las «puertas abiertas» y a evitar «blindarse» de cara a los «tiempos difíciles».

«Por favor, nada de puertas blindadas en la Iglesia, nada, todo abierto», pidió durante la audiencia general del miércoles en la plaza de San Pedro, que estuvo marcada por las fuertes medidas de seguridad tras los atentados de París del viernes pasado.

Al mismo tiempo agregó: «La Iglesia está llamada a abrir sus puertas, para salir con el Señor al encuentro de sus hijos e hijas en camino, a veces desconcertados, a veces perdidos, en estos tiempos difíciles».

Durante la audiencia, se refirió también a los migrantes y marginados. «Abramos nuestras puertas y salgamos para ir al encuentro de los otros: algunos están frente a nuestras puertas y quizá no tienen el coraje y la fuerza de tocar», señaló.

El Gobierno italiano reforzará las medidas de seguridad en el país y en el Vaticano, ya que el grupo terrorista prometió «conquistar roma», «romper las cruces» e izar su bandera en el Vaticano. Se tomarán serias medidas debido a la proximidad del Jubileo donde reforzarán “la vigilancia en los puntos sensibles, a partir de la Plaza de San Pedro, a la que acudirán miles de peregrinos y donde se establecerán controles estrictos con detectores de metal. Mantendremos la atención también sobre amenazas procedentes del aire», informaron.

«Es natural que el nivel de preocupación por amenaza terrorista aumente ante el inminente inicio del Jubileo: Roma y el papa ya han sido foco de declaraciones amenazantes en pro de la destrucción y del odio», concluyó el ministro italiano de Interior, Angelino Alfano.