Neuquén, una “tierra prometida” que necesita planificación

Se conoció el dato de que 18 personas cambiaron su domicilio a Neuquén en el primer semestre del 2022. Una situación que puede ser alentadora, pero que también necesita de políticas públicas adecuadas.

 Por Nieves Villanueva

El Registro Civil de la provincia reveló que 18 personas por día se mudaron a Neuquén en los primeros 6 meses del año. Son más de 3.200 personas que cambiaron su domicilio desde otras provincias. Teniendo en cuenta que en muchas familias solamente una de las personas hace el trámite se podría especular que son muchas más.
Estadísticamente se puede decir que en 2020 el total anual de trámites de cambio de domicilio fue de 3.962, unas 10 personas por día. En 2021 los trámites fueron 5.853, con un promedio de 16 por día.
Si se buscan las razones de este comportamiento social se puede pensar, por un lado, en la promesa de Vaca Muerta como la meca del petróleo supuestamente generadora de empleo y por otro el atractivo de las localidades cordilleranas que, potenciadas por el home office que permite trabajar remotamente sin problemas, crecieron exponencialmente.
Todo este escenario se puede ver con una perspectiva optimista de desarrollo, de atractivo por las oportunidades que se generan, sin embargo, no hay que perder de vista la imprescindible planificación que merece.
Surgen dudas como, por ejemplo:
¿La provincia está en condiciones de recibir esa cantidad de gente?
¿Tenemos escuelas y bancos para todos esos niños y niñas?
¿Tenemos hospitales y profesionales de la salud suficientes para atender esa demanda?
¿Tenemos servicios adecuados? Agua, luz, cloacas, gas… Transporte
¿Tenemos la cantidad suficiente de policías para garantizar la seguridad?
¿Será capaz la justicia neuquina de resolver todos los conflictos que se desaten?
¿Existen la cantidad de viviendas dignas para toda esa gente? ¿O van a terminar viviendo en sucuchitos carísimos?
Todas preguntas que, hoy, no tienen respuestas.