El hombre que le «tatuó» el nombre en la cola a su mujer, no se acordaría de la agresión

El hombre no recordaría el momento de la agresión pero sí reconoció peleas. Por otro lado, investigan al padre por amenazas a su mujer.

Cipoletti.- El juez de instrucción Gustavo Herrera avanzó ayer en el esclarecimiento de lo ocurrido en la casa del portero de la Primaria de calle Sarmiento, al conocer la versión del único imputado: un hombre de 30 años. En principio, el testimonio permitió confirmar que la relación era conflictiva y presumir que hubo una ingesta previa de alcohol y drogas –pastillas–, ya que el hombre no recordaría nada de la violenta agresión.
Los antecedentes y el consumo de estupefacientes habrían puesto en duda la teoría inicial de un intento de homicidio, aunque el magistrado aún tiene tiempo para determinar los cargos que le imputará.
Por otro lado, ayer se confirmó el motivo de la detención del portero, papá del acusado. El hombre es investigado por amenazas contra su mujer. La habría intimidado para evitar que denunciara lo ocurrido o declarase a favor de la víctima.
Según se supo, en las causas previas por violencia familiar, la madre de “Aníbal” ya había intercedido por su nuera.
Por eso, el empleado de Educación seguía ayer detenido con su hijo y el defensor pediría hoy que sean excarcelados de acuerdo con lo trascendido.