Cómo cuidar la piel de tu bebé

El verano llega y con él la mayor exposición de los más chicos al aire libre. Es importante protegerlos del sol ya que son los que tienen la piel más sensible. Los tips fueron aportados por el médico pediatra Diego Montes de Oca.

La mayoría de los problemas de la piel ocurren por la sudoración excesiva del bebé debido al calor. Es por esto que es importante dejarlo siempre fresco, para que su piel pueda respirar. Si van a estar en un ambiente interior, viste al bebé con prendas ligeras, holgadas, preferentemente fabricadas con fibras naturales como el algodón, que absorben la transpiración mejor que las telas sintéticas.

2) Con los pañales debería funcionar de manera similar: para evitar la picazón y las molestas irritaciones debés ponerle un pañal “respirable” que ayude a dejar que el flujo de aire entre a través del pañal y que la humedad salga al exterior.

3) Los niños menores de 6 meses no es conveniente que concurran a la playa o que estén en contacto directo con el sol. Si es mayor y quiere estar en una pileta de natación al aire libre, deben hacerlo antes de las 10 de la mañana o después de las 18 horas y no por un período excesivo. En los bebés menores de 6 meses, 15 minutos de sol diario en los horarios antes mencionados son suficientes para su osificación. El exceso de sol puede provocarle graves problemas a su piel sensible. Si tu bebé presenta la piel caliente y roja, debes consultar con tu pediatra. Dale también abundante líquido para prevenir la deshidratación.

4) Los bebés menores de 6 meses no pueden usar protectores solares debido a la acción tóxica de estos productos en la piel. La efectividad de las camisetas con factor de protección UV no está 100% comprobada, por lo que si las van a usar menores de 6 meses es importante evitar igualmente la exposición directa al sol, mientras que en niños mayores se debe agregar protector solar. Se recomiendan aquellos a prueba de agua diseñados especialmente para niños. Aplicá el protector al menos 30 minutos antes de la exposición y volvelo a aplicar generosamente y cada dos horas en todas las zonas expuestas al sol sin olvidarse de las zonas no tan comunes como cuello, orejas, empeine, entre otros, especialmente si tu bebé ha estado jugando en el agua o sudando.

Fuente: Perfil.