Bermúdez: “Impedir el funcionamiento de la terminal es poner en riesgo a los pasajeros”

El gobierno municipal solicitó a la provincia que asegure la presencia policial en el lugar para garantizar el servicio de transporte.

Neuquén.- A partir del conflicto originado en la terminal de ómnibus entre la empresa Parada Liniers y el Centro de Empleados de Comercio (CEC), el gobierno municipal solicitó a la provincia que asegure la presencia policial en el lugar para garantizar el funcionamiento del servicio.

Así lo dijo el secretario de Gobierno y Coordinación, Marcelo Bermúdez, quien informó que el pedido se canalizó, por instrucción del intendente Horacio Quiroga, a través del ministro de Seguridad, Jorge Lara.

“Le pido al secretario general del CEC, Sergio Rodríguez que reflexione, porque perjudicar a los vecinos no es manera de pedir mejoras salariales”, dijo Bermúdez, agregando que “se debe entender que uno de los objetivos de la terminal es verificar la seguridad de los colectivos y las condiciones de los choferes, por lo tanto impedir su funcionamiento es poner el riesgo la vida de los pasajeros”.

El secretario informó que “en este conflicto se han producido agresiones a personas y se han impedido las tareas habituales de la terminal, que es un servicio muy importante si tenemos en cuenta que a diario ingresan 300 colectivos de larga y media distancia”.

Por su parte, el secretario de Economía y Hacienda, José Luis Artaza, ratificó que “este es un conflicto entre Parada Liniers y los empleados afiliados a Comercio, donde la empresa nunca dejó de cumplir sus obligaciones de acuerdo a lo que marca el convenio colectivo de trabajo y la ley de contrato de trabajo”.

Artaza dejó en claro además que el municipio “está cumpliendo al pie de la letra lo que marca el contrato de concesión y no vamos a realizar ningún aporte extra porque no corresponde”.

El CEC está reclamando el pago de un adicional al 5% de zona que establece el convenio colectivo y el pago al 100% de las denominadas horas prohibitivas, que van desde el sábado a las 13 al domingo a las 24.

“En el caso de la zona, Parada Liniers está cumpliendo con lo que se marca en el convenio colectivo de trabajo acordado a nivel nacional y con respecto a los fines de semana se está actuando dentro de lo que establece la ley de contrato de trabajo. Está todo ajustado a derecho por lo que el accionar del Centro de Empleados de Comercio no se justifica”, dijo Artaza.