200 años del primer izamiento de la bandera argentina en Malvinas

El marino estadounidense, David Jewett, realizó la ceremonia de toma de posesión de las islas tras navegar 10 meses.

Argentina.- El 6 de noviembre de 2020 marca un significativo aniversario en la larga disputa de soberanía sobre Malvinas: Hoy se cumplen 200 años del primer izamiento de la bandera argentina en las islas.

Al momento de la Revolución de Mayo, las Islas Malvinas -que habían sido objeto de disputas entre España, Francia y Gran Bretaña en el siglo XVIII- se encontraban bajo el pleno ejercicio soberanía por parte de las autoridades españolas, con una posesión exclusiva, efectiva, ininterrumpida y no contestada por Gran Bretaña ni por otra potencia extranjera. Estos derechos de soberanía pasaron a la Argentina, en tanto Estado sucesor de España.

David Jewett era un marino estadounidense al servicio de la Armada argentina, quien -al igual que otros marinos estadounidenses y europeos- se incorporó a la lucha entre los nuevos gobiernos patrios y el poder realista, desarrollando actividades de corsario hasta 1817.

En enero de 1820, el director supremo de las Provincias Unidas, José Rondeau, nombró, con todas las atribuciones y prerrogativas del cargo, a David Jewett como “coronel del ejército al servicio de la marina”. Y así zarpó el 20 de enero, al mando de la fragata Heroína. Jewett navegó a lo largo de diez difíciles meses y finalmente, a finales de octubre de 1820 alcanzó Puerto Soledad, en las Islas Malvinas.

El 2 de noviembre Jewett invitó a los otros capitanes a encontrarse con él mediante una circular en la que les informaba que había sido comisionado por el Gobierno de las Provincias Unidas para tomar posesión del archipiélago. Señalaba también que procuraría evitar la destrucción de los recursos de las islas, en consonancia con las normas dadas por las autoridades de Buenos Aires para preservar los recursos de la zona. El 6 de noviembre de 1820 se realizó la ceremonia de toma de posesión de las Islas Malvinas.

La conmemoración de los 200 años del primer izamiento de nuestra bandera en las Islas Malvinas es una ocasión oportuna para reiterar la vocación de diálogo y exigir al Reino Unido que reinicie las negociaciones sobre la cuestión.