Capital Federal.- Rogelio Frigerio defendió la política económica del Gobierno y confesó que sabían que la inflación de 2017 no podía superar la meta que había puesto el Banco Central de la República Argentina.

El Indec informó ayer que la inflación del año pasado fue de 24,8%, casi ocho puntos por encima del objetivo oficial de un máximo de 17%. “Sabíamos y reconocimos hace algunos meses que no íbamos a poder cumplir con la pauta que se había planteado a principios de año y también replanteamos la pauta inflacionaria para el año que viene”, explicó el funcionario.

Frigerio respaldó además la decisión oficial de subir la meta inflacionaria propuesta para 2018 al 15%, a pesar de que el mercado mantiene su desconfianza sobre las posibilidades de cumplir con el objetivo. “Es una meta de inflación cumplible, sino no la hubiésemos puesto”, expresó.

El funcionario defendió a Federico Sturzenegger y aseguró que “por supuesto” va a continuar al frente del Central. “La decisión que tomó el Banco Central respecto a la baja de la tasa de interés, fue en contra de lo que el mercado descontaba. Eso habla a las claras de que se maneja con la autonomía que requiere ese cargo”, agregó.

El ministro también habló sobre la relación del Gobierno con el sindicalismo y las negociaciones por la reforma laboral de por medio: “Los proyectos de modificaciones en el ámbito laboral estuvieron consensuados con la CGT. No vemos esa oposición, por lo menos de las autoridades que eligieron los propios trabajadores”.

En esa línea, descartó que las últimas detenciones de sindicalistas sean una maniobra del Ejecutivo: “Esto es una decisión de la Justicia de investigar un hecho que considera que pueden ser delictivos. La Justicia en Argentina es independiente”, explicó.