El nuevo desafío que irrumpió en las redes sociales es el “Trashtag Challenge” y consiste en limpiar la basura de espacios verdes y playas.

A diferencia de tantos otros retos virales, como el #10YearsChallenge o el #BirdBoxChallenge, este desafío tiene un fin más constructivo.

No es la primera vez que un “challenge” tiene fines benéficos o solidarios. En el caso del #IceBucketChallenge, donde se concientizó acerca de la ELA (esclerosis lateral amiotrófica) y se recaudó una gran cantidad de fondos, gracias el accionar de los famosos que participaron del reto.

El nombre viene de unir las palabras en inglés trash (basura) y tag (etiqueta), con el fin de etiquetar a amigos para que lo sigan y así se convierta en un video viral en el mundo cibernético.

El desafío empezó el fin de semana pasado en una popular web norteamericana y se ha extendido a Facebook, Twitter e Instagram, donde los usuarios han compartido sus imágenes antes y después de hacer el reto.