Neuquén.- Luego de un día de tensión en el edificio municipal de la ciudad, en donde las ex trabajadoras a las que no se les renovaron el contrato habían tomado el palacio, algunas se habían encadenado y otras amenazaron con rociarse combustible y prenderse fuego, finalmente decidieron terminar con la medida.

Mañana habrá una audiencia de mediación en la Ciudad Judicial para tratar de resolver el conflicto que se generó en junio pasado cuando no se renovó el contrato de 33 trabajadoras.

“Mañana vamos a ir a la mesa de diálogo y esperamos que haya una respuesta, sino vamos a resolver cómo continuar el reclamo. No vamos a cometer el error de inmolarnos, porque es desgarrante la situación de mis compañeras”, declaró Silvia Fonseca, una de las despedidas.