Buenos Aires.- Después del agónico triunfo de Defensa y Justicia, Racing estaba obligado a sumar en el Cilindro para no perder la punta de la Superliga.

Desde el arranque, la Academia fue mejor, pero, como durante todo el partido, el dueño de casa perdonó una y mil veces al rival.

Sin embargo, pasada la media hora de juego, Jonathan Cristaldo abrió el marcador tras un rebote en el palo.

En el comienzo de la segunda parte, Carlos Auzqui silenció la mitad de Avellaneda al definir un mano a mano ante Gabriel Arias y empatar el encuentro.

En medio del nerviosismo, Pablo Álvarez cometió un penal y Lisandro López lo cambió por gol para el 2-1 de Racing, que empezó a cerrar el encuentro.

Sobre el final, Leonardo Sigali la empujó y puso el 3-1 ante un Huracán que terminó con dos jugadores menos.
Así, los de Eduardo Coudet siguen a tres puntos del escolta, Defensa y Justicia, y sueñan con la Superliga.