Capital Federal.- La contracción de la actividad de Argentina el año pasado, que se produjo a la par de una profunda devaluación de la moneda doméstica, tuvo su réplica en un retroceso del país en el ránking de las economías más importantes del mundo.

En 2017, un año en el que el PBI registró un crecimiento de 2,9%, el dólar quedó muy atrasado respecto de la inflación, dado que, la divisa se encareció un 17%, frente a un incremento promedio de los precios minoristas de 24,8 por ciento.

Para 2019, el FMI(Fondo Monetario Internacional) estima que la actividad económica de Argentina retrocederá otro 1,6%, de modo que en el escalafón internacional podría descender otros cuatro peldaños, al puesto 30°, con un PBI de USD 408.030 millones.