Neuquén.- El fin de semana se realizaron nuevos controles de tránsito en la ciudad del Neuquén, de los cuales 24 dieron con conductores alcoholizados. Desde la Municipalidad informaron dos casos de agresión a los inspectores.

Ambos hechos fueron protagonizados por los acompañantes y no así por quienes conducían los rodados. El primer incidente fue en calle Primeros Pobladores y el segundo en zona centro. Los ocupantes se opusieron a la extracción de los vehículos.

Otro hecho grave ocurrió en el bajo neuquino, donde un conductor trató de evadir un control en Perito Moreno y Bahía Blanca y luego de pasar un semáforo en rojo pudo ser detenido por la policía. El hombre de unos 35 años tenía 2,31 gramos de alcohol en sangre.