Buenos Aires.- La reina de Holanda, Máxima Zorreguieta, junto a su esposo el rey Guillermo Alejandro y sus hijas, Amalia, Alexia y Ariana, participaron del sepelio de su padre en el cementerio Memorial de Pilar en Buenos Aires.

La familia real holandesa viajó en un avión privado y arribó poco antes de las 8 al aeroparque porteño donde Máxima, acompañada por una comitiva entre los que se encontraban el canciller argentino Jorge Faurie y el embajador de Holanda, los recibió.

El rey y las princesas saludaron a Máxima y la acompañaron desde entonces en los preparativos previos y en el camino hacia el Cementerio Memorial de Pilar, en donde despiden los restos de Jorge Zorreguieta, padre de la reina y abuelo de las herederas de la Casa de Orange, quien falleció a los 89 años.