Buenos Aires.- El árbitro, Martin Bustos, fue nuevamente detenido por contactar a jugadores de las inferiores del club Newell’s. En septiembre de 2018 recuperó la libertad junto al relacionista público Leo Cohen Arazi, tras ser acusado de abusos en el Club Independiente.

En ese entonces, una de las víctimas fue un joven oriundo de Cipolletti. Anoche, por una denuncia de juveniles del club rosarino Newell’s, fue detenido otra vez acusado del mismo delito. Según se conoció, Bustos se hacía pasar por masajista y contactaba a chicos del club rosarino. La detención fue ordenada por la Justicia de esa provincia.

En abril pasado dictaron la prisión preventiva para cinco acusados porque las investigaciones de la causa había arrojado que veinte futbolistas menores de edad habrían sido víctimas. Sin embargo, el club repudió la divulgación de los nombres de los menores.