Venezuela.- Se llama Héctor Rodríguez, tiene 37 años y es gobernador de Miranda. Atrae a multitudes en eventos en Caracas, fue enviado a Oslo en mayo para negociar con la oposición y hace declaraciones tranquilizadoras sobre el diálogo y la unidad.

Bajo el mandato de Nicolás Maduro, Venezuela cayó en el hambre y su industria petrolera sigue involucionando.

Maduro es profundamente impopular en medio de la devastación y como Guaidó no logró desalojarlo, Rodríguez se hace cada vez más notorio a medida que el régimen se reorganiza.

En algunos círculos chavistas, su nombre ahora se susurra como la mejor oportunidad del sistema para mantenerse en el poder si una coalición internacional obligara nuevas elecciones.