Neuquén.- Una mujer se encadenó en el portón de ingreso a las escalinatas de la Ciudad Judicial de El Chañar. Cerca de sus pies tenía un bidón con nafta, que entregó después de ser convencida por efectivos policiales.

Se trata de Ana María Toledano, la mamá de David Vázquez, el joven que fue asesinado el 13 de mayo del año pasado en un tiro en San Patricio de El Chañar. Mientras Vázquez dormía apoyaron un arma de fuego en la sien y jalaron el gatillo.

Toledano pide que la justicia le de las mayores penas contempladas en el código penal a Sergio Castillo y Gilberto Espinoza.

La mujer manifestó en un medio radial que Castillo “era el que disparó” y que se dedicaba al tráfico de pastillas y que Espinoza “era el cómplice”. Agregó que “en el momento que le disparan estaba dormido”.