Neuquén.- Es de público conocimiento que las relaciones entre EPAS y el municipio de la ciudad de Neuquén no son las mejores. De tanto en tanto aparecen problemas donde los tiene a ambos como protagonistas.

Hoy fue el caso de un hundimiento en la calle Necochea. Un joven terminó con su auto dentro de un agujero por una perdida de agua.

Ante la ruptura de la calle, el Ente de Agua y Saneamiento arribó al lugar para solucionar el problema. En ese marco, el organismo provincial aseguró “la cañería averiada estaba tapada por 90 centímetros de material, cuando lo reglamentario es entre 1,20 y 1,50 metros. Esa anomalía fue ocasionada por las tareas de mantenimiento del municipio capitalino en las calles de ripio, donde el empleo de la retroexcavadora para nivelar la superficie del suelo provocó que se saque el material utilizado para recubrir y proteger el acueducto”.

Por último, el ente afirmó que solicitó a la municipalidad de Neuquén que “restablezca los niveles de la rasante de la calle donde ocurrió el accidente”.