La autopsia reveló que Fernando murió por traumatismo de cráneo

El fiscal Walter Mercuri, indicó que los 11 rugbier estuvieron en el lugar del hecho, pero no todos golpearon a la víctima.

Buenos Aires.- La causa quedó caratulada como «homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas». Esta mañana diez de los once jóvenes acusados del asesinato de Fernando Báez Sosa a la salida de un boliche en Villa Gesell se negaron a declarar.

La pelea que terminó con la vida de Fernando se registró pasadas las 5 frente a la discoteca Le Brique. De acuerdo al testimonio de los amigos del grupo, el problema se inició por un hecho menor. Los compañeros de la víctima aseguran que Julián, uno de los amigos de Fernando, tropezó con uno de los jóvenes de Zárate y volcó el líquido del trago que llevaba sobre la camisa de uno de los rugbiers.

Eso provocó una agresión inmediata contra el joven. Fue allí cuando Fernando aparece para defender a su amigo y lo golpean.

El cuerpo del joven fue velado el fin de semana y por la mañana se realizó la inhumación de sus restos en el cementerio de Chacarita.