Buenos Aires.- El próximo domingo, cuando el presidente Mauricio Macri se suba al avión comercial que lo trasladará a Europa, correrá “un serio riesgo”. Así lo describieron los informes de la Casa Militar, la Dirección Nacional de Ceremonial y la Agrupación Aérea presidencial.

Uno de los problemas que identificaron los responsables de la seguridad del Presidente, es que el personal de seguridad de la custodia y los integrantes de la unidad médica, por las particularidades que tienen los aviones de línea, no se encuentran en un mismo espacio lo que les impediría llegar a tiempo ante una posible agresión. Y, además, aumenta el riesgo de que la aeronave sea secuestrada.

Además, siempre las autoridades aeroportuarias de cada país les retienen las armas a los custodios presidenciales. “Al llegar a destino, el personal debe permanecer en el aeropuerto efectuando los trámites para retirar sus armas, lo que afecta la seguridad en virtud de no poder acompañar al Presidente”, explica el informe.

La Casa Militar también identifica como un problema grave lo que puede suceder con el equipaje del Presidente, que puede ser “violentado, robado o saboteado”. Incluso, la compra de un ticket comercial se realiza con “una antelación que pone en conocimiento del movimiento del Presidente a mucha gente”.