Centenario.- La Ruta 7 se volvió epicentro en la madrugada de hoy, de una escena que podría haber sido trágica. Y es que, un joven, manejaba a alta velocidad por el camino con un alto grado de ebriedad (1,86 gramos de alcohol en sangre).

El individuo se desplazaba en un  Chevrolet Vectra. El conductor realizó varias maniobras peligrosas y luego se quedó dormido –dentro del vehículo- en medio de la ruta.

La cronología del suceso comenzó frente a la plaza del Bicentenario sobre la mano Centenario-Neuquén. En ese lugar, el joven encerró a otros automovilistas, continuó la marcha haciendo zigzag y a la altura del cementerio, se subió al derivador de tránsito, rozó los postes abatibles de plástico y circuló en contramano por varios metros.

Esto no impidió que siguiera camino hacia Neuquén, conduciendo de un carril hacia el otro y a alta velocidad. Como si fuera poco, y según aportaron testigos, se detenía en la banquina. A los pocos metros y de casualidad, detuvo su marcha definitivamente.

El vehículo fue secuestrado por personal policial y el joven, luego de hacer el test de alcoholemia, fue puesto a disposición de la justicia.