Neuquén.- En la primera semana de julio regresará la maquina compactadora y será la responsable de aplastar 600 vehículos entre motos, camionetas y autos que están judicializados y/o abandonados en la vía pública.

A esta cantidad de rodados se sumarán los que traigan al depósito municipal las comunas de Centenario, Plottier y Cipolletti.

El secretario de Movilidad Urbana, Fabián García, aclaró que a este procedimiento precede una meticulosa tramitación administrativa y legal, al tiempo que remarcó que se trata de un servicio “a costo cero para el municipio”. “A cambio la empresa que tiene la compactadora se lleva los ladrillos de metal que como materia prima volverán al circuito productivo”, siguió.

García informó que antes de proceder a la compactación, los autos son sometidos a un proceso de descontaminación en resguardo del medioambiente. Se les quita la batería e hidrocarburos, como aceites y combustibles, al igual que los tubos de GNC.