Buenos Aires.- El hijo del empresario K, Lázaro Báez, está acusado de haber movido 5 millones de dólares a pesar de estar inhabilitado por la Justicia. Se presentó anoche en el juzgado federal de Río Gallegos para avisar que estaba a disposición de la Justicia, luego de que el Tribunal Oral Federal 4 lo intimó, en el juicio oral y público que se le sigue por lavado de dinero.

Fuentes judiciales dijeron que el plazo de la intimación fue extendido por la justicia hasta las 8 de mañana de este jueves. Tenía plazo para comparecer ante el TOF 4 hasta ayer, pero justificó con una enfermedad de uno de sus hijos y se le alargó el plazo hasta hoy.

Los jueces del TOF 4, Néstor Costabel, Gabriela López Íñiguez y Adriana Palliotti, habían advertido de que ordenarían su encarcelamiento, pero no resolvieron aún un pedido de detención que había formulado el fiscal del juicio en diciembre.

El fiscal Abel Córdoba había solicitado antes de la feria judicial que Martín Báez fuera detenido porque se había detectado que había retirado dinero de cuentas bancarias de las que es beneficiario, burlando la inhibición judicial.  En el pedido de detención, el fiscal Córdoba había recordado que sobre el hijo de Báez pesaba un embargo de más de 10 millones de pesos y que sin embargo siguió “con la articulación y ejecución remota de complejas y millonarias maniobras” que le permitieron eludirlo.