La Organización Mundial de Salud publicó hoy una guía sobre el cáncer, en la que subraya la importancia de un diagnóstico temprano para combatir la enfermedad. Según las estimaciones difundidas en “Guide to Cancer Early Diagnosis”, unas 8,8 millones fallecieron en 2015 por los distintos tipos de cáncer, en su mayoría en los países de medianos y bajos ingresos y como consecuencia de diagnósticos tardíos.

Las cifras fueron difundidas con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, que se conmemora hoy, en el que diversas organizaciones, fundaciones y asociaciones concientizan sobre la prevención y detección temprana de la enfermedad.

“Es una fecha especial para remarcar la importancia de la actividad física, tanto para la prevención como para quienes se están recuperando”, cuenta María Gabriela Berta, directora ejecutiva de la Fundación para la Investigación, Docencia y Prevención del Cáncer (FUCA).

El cáncer es la segunda causa de muerte en la Argentina, superada únicamente por los episodios cardiovasculares. “La mortalidad es alta y sigue en aumento, pero la educación y la organización de la salud son dos factores fundamentales que pueden prevenir la enfermedad”, explica el médico oncólogo Matías Chacón, miembro del consejo de FUCA y vicepresidente de la Asociación Argentina de Oncología Clínica. Chacón resalta la importancia de ciertos hábitos para reducir el riesgo de cáncer: no tomar sol a temprana edad, comer una dieta balanceada con buena cantidad de frutas y verduras, no fumar, y no tomar alcohol en exceso.