Australia.- Un equipo de científicos desarrolló un semiconductor que contiene material orgánico biodegradable y cuyo grosor permite que los teléfonos celulares y las pantallas sean flexibles, informaron fuentes académicas.

“Por primera vez hemos desarrollado un componente electrónico ultradelgado con propiedades semiconductoras excelentes. Es una estructura híbrida orgánica e inorgánica lo suficientemente flexible y delgada para ser usada en futuras tecnologías para teléfonos celulares y pantallas”, dijo Larry Lu, de la Universidad Nacional Australiana.

El componente orgánico de este invento tiene el grosor de un átomo, hecho de carbono e hidrógeno, mientras que el inorgánico es de unos dos átomos, de acuerdo a este estudio publicado en la revista científica Advanced Materials.

Fuente: Infobae.com