Manchester City, con Pablo Zabaleta y Martín Demichelis como titulares, dejó escapar un victoria que tenía en las manos. Como local, le ganaba 2-0 con absoluta comodidad al Burnley, que está penúltimo, pero terminó 2-2, en un partido de la 19ª fecha de la Premier League, y no pudo achicar distancias con el Chelsea, que empató con Southampton 1-1. Además, el equipo de Manuel Pellegrini, mo pudo hilvanar su séptimo triunfo consecutivo y sigue a tres puntos del líder.

Sin un delantero como referente de área por las lesiones de Agüero y Dzeko, Pellegrini armó un equipo con volantes que pensaron únicamente en el arco de enfrente. Y entonces fue un monólogo del City, que demoró 23 minutos en abrir la cuenta. Fue cuando Navas desbordó por la derecha y Silva la empujó a la red. Luego, a los 33, Fernandinho, recibió la pelota en la puerta del área, se acomodó y sacó un misil que se metió en el ángulo izquierdo del arquero Heaton. ¿Partido liquidado? Eso parecía.

Pero el complemento se abrió con un sorpresivo gol de Burnley. En su primer avance. Boyd, en posición adelantada, descontó y le puso pimienta a un partido que parecía adormecido. Manchester City se durmió en los laureles y la visita se agrandó. Demichelis, con un cruce salvador, evitó el empate. Pero a los 31, Barnes se encontró con una pelota en el área y la clavó en un ángulo. No hubo tiempo para más