Santa Fe.- Rosario Central no se da por vencido y, a cuatro fechas para el final del torneo, se mantiene expectante en la pelea por el título. El conjunto rosarino reforzó su ilusión con un contundentetriunfo por 4-0 ante Gimnasia de La Plata en condición de local, en el partido válido por la fecha 26 del certamen.

La apertura del marcador iba a llegar a los 25 minutos. Central armó un ataque con paciencia, movió la pelota por el campo rival y, finalmente, esta derivó en Nery Domínguez, quien sacó un latigazo de afuera del área que se convirtió en el 1-0.

Menos de tres minutos iba a tardar el equipo de Eduardo Coudet en estirar la diferencia. A los 28′, en una veloz jugada, la pelota le llegó a Marco Ruben, quien se sacó de encima la marca de Barsottini y definió con gran categoría ante la salida de Nicolás Navarro.

La jugada más polémica de la primera parte iba a llegar a los 38′, cuando el árbitro Diego Ceballos cobró un presunto agarrón de Coronel sobre Marcelo Larrondo en el área y sancionó el penal que le posibilitó al delantero ex Tigre decretar la goleada a favor del elenco rosarino.

Central reguló sus esfuerzos en la segunda parte y le cedió la pelota a Gimnasia, que no pudo profundizar en sus intentos. Con mucha calma, y sabiéndose superior en todas las líneas, el local siguió generando las mayores emociones del partido.

A los 4′, tras un cabezazo de Larrondo que Barsottini despejó casi en la línea, Ruben capturó el rebote y mandó increíblemente su disparo arriba. El goleador del campeonato tendría revancha sobre los 26′ cuando, tras un muy buen centro de Pinola desde la izquierda, definió en el aire para marcar la cuarta conquista de la tarde y desatar el delirio de las miles de almas que coparon el Gigante de Arroyito.

Fuente Infobae