Neuquén.- Ayer comenzó el juicio contra el hombre acusado de violar en tres ocasiones a una joven madre frente a sus pequeños hijos, a los que apuntaba con un arma.

Allí declararon los testigos de la fiscalía, entre ellos la joven atacada y sus familiares, quienes relataron ante el tribunal cómo vivió la familia el daño provocado por el agresor la madrugada del 9 de marzo de 2017.

La estrategia de la defensa fue señalar que el acusado conocía a la víctima y que fue una relación consentida. Sin embargo, la mujer sostuvo que no conocía al acusado.

Hoy está previsto que declaren los efectivos que intervinieron en la investigación y médicos que asistieron a la joven tras el ataque.