Madrid, España.- Mariano Rajoy le dio al presidente catalán Carles Puigdemont un plazo de cinco días para que “confirme si ayer declaró o no la independencia” de Cataluña. Además fijó un segundo plazo, hasta el jueves, para que rectifique y evite la aplicación del Artículo 155 que permite intervenir la autonomía de la región “rebelde”.

Ya por la mañana el presidente había exigido a Puigdemont que aclare su postura, luego de que el líder catalán pronunciara un discurso sobre la independencia que dejó a todos perplejos y confundidos.

En teoría declaró la independencia pero inmediatamente después la suspendió y pidió un diálogo con Madrid. Sus palabras fueron tan ambiguas que para muchos ni siquiera llegó a declarar nada. Y de hecho, tal declaración no figura hoy en el Boletín Oficial de la Generalitat.

“Si Puigdemont vuelve a la legalidad, se pondrá fin a esta época de incertidumbre y volverá al sosiego”, aseguró Rajoy.

“No hay mediación posible entre la ley democrática y la desobediencia”, dijo horas después de anunciar que había enviado un requerimiento al presidente catalán para que aclare formalmente si el martes declaró la independencia en una confusa sesión en el parlamento regional.