Buenos Aires.- Después de la eliminación en los cuartos de final de la Copa Libertadores ante Lanús, Diego Aguirre renunció a su cargo como entrenador de San Lorenzo y ya se despidió de los jugadores en el Nuevo Gasómetro.

El entrenador dejó su puesto después de 57 partidos, en los que ganó 29, empató 12 y perdió 16.

Ayer por la noche, luego de la caída por penales, el uruguayo había declarado: “No voy a definir mi continuidad ahora. No es momento de hablar de otra cosa que de este partido, ya que estoy muy triste porque no cumplimos el objetivo de seguir avanzando, que era nuestra ilusión”.

San Lorenzo visitará al Pincha por la cuarta fecha de la Superliga probablemente con un técnico interino, mientras que suena para asumir la conducción del plantel el nombre de Gabriel Gringo Heinze.