Buenos Aires.- Huracán e Independiente se vieron las caras en el compromiso válido por la fecha 23 del torneo doméstico, en lo que significó el regreso de uno de los clásicos más interesantes del fútbol argentino.

Con una actitud agresiva, el “Globo” intentó llevar el pleito a la zona de Diego Rodríguez y el hombre más incisivo era Daniel Montenegro, quien tuvo una mala salida del “Rojo”. El “Rolfi” tuvo dos ocasiones para abrir el marcador, pero el “Ruso” logró desactivar el peligro a tiempo.

A pesar de la movilidad de Cristian Espinoza y la pegada de Patricio Toranzo, los de Eduardo Domínguez no consiguieron quebrar a la última línea de Avellaneda y en el descanso se invirtieron los roles.

El cambio de mentalidad del elenco de Mauricio Pellegrino se percibió apenas se reanudó el choque. Una peota en profundidad de Martín Benítez y una apresurada salida de Marcos Díaz facilitaron la tarea de Juan Martín Lucero, para que el ex Defensa y Justicia anote el 1 a 0. En 90 segundos Independiente logró hacer lo que no pudo Huracán en todo un tiempo.

Cuando parecía que la victoria se iba para Avellaneda, Ramón Ábila se volvió a convertir en héroe al anotar el 1 a 1 en tiempo de descuento. El cambio de Papa por Lucero tuvo mucho que ver en el resultado, dado que el entrenador, mezquino como de costumbre, prefirió poner a jugadores defensivos para cerrar el encuentro, una postura que volvió a tener un precio demasiado elevado.